Noticias

  • La importancia de una buena y óptima política energética en nuestro país (II)

    La importancia de una buena y óptima política energética en nuestro país

    Continuando con el artículo del martes os proponemos la segunda parte dónde hablamos del cambio climático y medidas para reducirlo. 

    Dar respuesta a las grandes cuestiones del cambio climático, el ahorro energético y la protección de los consumidores son los grandes desafíos para proporcionar un suministro de energía sostenible, seguro y competitivo, abriendo los mercados de la energía para ofrecer más opciones a los consumidores.

    La estrategia 20/20/20 de la UE establece una serie de hitos que los Estados miembros se han comprometido a cumplir en 2020: 20% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); 20% de energías renovables del consumo final bruto de energía; y una reducción del 20% en el uso de la energía primaria, a través de una mejora de la eficiencia energética. En definitiva, esta estrategia representa el compromiso de la UE con los distintos acuerdos internacionales adoptados en materia de reducción de emisiones.

    De todas las medidas destaca la Directiva de Eficiencia Energética en los edificios, esta Directiva incorpora tres conceptos básicos:

    • Los edificios han de ser de Energía Casi Nula (EECN) con renovables y autoconsumo
    • El óptimo de rentabilidad de la eficiencia energética: esto supone que la inversión no ha de considerarse un coste sino bajo un análisis coste-beneficio a lo largo del ciclo de vida
    • Desarrollar sistemas centralizados de calefacción

    La eficiencia energética es una oportunidad que no podemos dejar pasar, especialmente en el sector de la edificación.

    La energía constituye un sector clave de la economía, tanto por su gran peso como industria como, sobre todo, por su valor estratégico, al ser la energía elemento imprescindible de cualquier industria o servicio. Los objetivos de una política energética sostenible deben ser la seguridad en el suministro energético, la competitividad de los mercados de la energía y la protección del medio ambiente.

     




Volver