Noticias

  • 1997, 20 años de la firma del protocolo de Kioto, Japón

    1997, 20 años de la firma del protocolo de Kioto, Japón

    Un acuerdo internacional que concienció al mundo para frenar el calentamiento global, por la reducción de los gases de efecto invernadero.

    Hoy hace 20 años desde aquel 20 de diciembre de 1997 en el que los países que ya formaban parte de Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (la inmensa mayoría de lo que conformaban la ONU) optaron por un protocolo en el que se comprometían a reducir  los gases de efecto invernadero: Dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), y los otros tres son gases industriales fluorados: hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6)

    Esta reducción debería de ser de al menos un 5% en el período 2008-2012, tomando siempre como base las emisiones de 1990.

    El objetivo final era que dichos gases de efecto invernadero antropogénico (potenciados por la raza humana) no aumentasen por ser los causantes de que la tierra guarde más el calor que genera el sol y la actividad en la superficie terrestre, con el consiguiente calentamiento global y el fatal crecimiento de la temperatura media del planeta, que ya entonces se estimaba que para el 2100 fuera de entre 1º,4 y 5º,8 grados Celsius.

     

    En este protocolo Europa como bloque signatario, repartió entre sus países miembros la carga para que el conjunto de emisiones quedara compensado entre todas las naciones comunitarias.

     

    Desde Itesal, que nació 5 años antes hemos aportado una sería reducción de estos gases tan perjudiciales para el medio ambiente, no solo por el nulo impacto del temido CO2, sino por abundar cada vez más en estos 20 años del Protocolo de Kioto, usando materias primas que ya son de por si altamente recicladas, como es el metal de aluminio que llega a nuestras instalaciones. Los tochos con diferentes amalgamas (aleaciones) superan el 80% de aluminio reciclado, proceso este que apenas gasta el 5% de energía que se necesita para generar aluminio procedente del mineral de Bauxita (alúmina primero y después en aluminio metálico por electrolisis) Con lo que nuestra empresa intensifica cada vez más las bases que desde casi su nacimiento, fueron plantadas, hace ahora 35 años y 20 de aquel Protocolo de Kioto que supuso un antes y un después en la sostenibilidad medioambiental.

     

    Itesal tiene entre sus preocupaciones diarias, mantener todas las medidas que ayuden a dejar un mundo más saludable y mejor a las generaciones venideras.

     




Volver