Noticias

  • Diferencias básicas entre plástico y aluminio

    Diferencias básicas entre plástico y aluminio

    En muchas ocasiones los fabricantes de plástico PVC difunden mensajes que pueden inducir a error a los consumidores y aquí vamos a dejar claras algunas de las diferencias entre el plástico y el metal de aluminio.

     

    La principal y básica diferencia es que el PVC es un plástico hecho casi al 50% de petróleo y cloro. Es difícil imaginar dos compuestos más nocivos y contaminantes juntos y además el resultado es plástico puro y duro, o sea, ese gran contaminante que al estar compuesto de diferentes materiales tiende a ir perdiéndolos con el paso del tiempo y menguando así sus características. Si señores y señoras, el PVC que se oculta tras de estas siglas solo es plástico con todo lo que significa y enfrente estamos nosotros, los defensores del aluminio, que por ser, hasta es un elemento puro de la tabla periódica, tan puro que puede ser reciclado una y otra vez hasta el infinito, de forma que hoy un altísimo tanto por ciento del aluminio que usamos para extrusión en Itesal, es de procedencia reciclada, más de un 80%, usando para su obtención solo un 5% de la energía necesaria para el proveniente de la minería a través de la alúmina.

     

    El PVC es muy difícil de reciclar, nadie lo quiere, pues es muy toxico mediante calentamiento o como combustible, que suele ser el destino final de productos que difícilmente se puedan reciclar. Al contener tanto cloro (gas mortal) ni las cementeras lo quieren para quemar, lugar donde arden hasta los neumáticos.

     

    El PVC en una ventana está sometido a una dilatación y contracción que termina por deformarla diagonalmente, no es raro ver un cerramiento de PVC encajado y que no se puede abrir al haberse visto empotrado en su propio marco. Esto sin contar que al no poder sus condiciones mecánicas soportar el peso del cristal, en su mayoría van armados con perfilería de hierro . Un material estupendo este PVC, que precisa de otro para poder hacer una ventana, dado que por sí solo no valdría. En contra, el aluminio mezcla la dureza con la baja densidad, lo que le da una consistencia que lo hace ideal para todo, aeronáutica y astronáutica incluidas.

     

    El PVC en caso de incendio, arde, es plástico y no puede hacer otra cosa, su alto contenido en petróleo lo hace obligatorio. Se pueden encontrar escritos en los que los que los defensores del PVC dicen que solo arden si se le aplica una llama constantemente y que cesa al quítales la llama, afirmación esta de una gran erudición, en fin. El aluminio no arde, ni poco, ni mucho es metal y hace falta más de 6ooº para fundirlo y aun así no ardería.

     

    El PVC es barato, es plástico y este no es caro, todo el mundo lo sabe, como todo el mundo está haciendo campañas para que se deje de consumir plástico por su alto poder contaminante, pero si comparamos la longevidad y la amortización del PVC con un cerramiento de aluminio, este último gana siempre, por ser casi eterno, haciendo muy relativo el valor de su precio.

     

    Si preguntas a un instalador que mecanice e instale PVC y aluminio, te dirá que el plástico suele devengar visitas posteriores a la instalación para ir ajustándolo al hueco y que por el contrario el aluminio solo se instala una vez, lo que acarrea menos quebraderos de cabeza para todos.

     

    El PVC es solo plástico.

    El aluminio es un metal, duro, ligero, reciclable,  consistente y duradero.

     

    Estas son algunas de sus diferencias

     




Volver