Noticias

  • El aluminio, el único material natural y sostenible para tus ventanas

    Sostenibilidad

    En el periódico EXPANSIÓN, del 4 de agosto de 2015, leemos que una famosa cadena internacional de muebles y decoración "se va de compras a los bosques. El gigante compró a principios de 2015 un bosque en Rumanía"; "La empresa utilizó durante el último año fiscal 16 millones de metros cúbicos de madera, lo que equivale a 14 veces el Empire State Building". "Las prácticas llevadas a cabo en Rusia por la compañía han supuesto el talado de bosques de alto valor de conservación".

    Este tipo de noticias nos hacen reflexionar sobre si usar materiales naturales implica necesariamente ser sostenibles. Es obvio que usar materiales naturales a gran escala y con bajo índice de reciclabilidad puede producir desajustes medioambientales irreparables en nuestro castigado planeta.

    A diferencia de materiales diversos usados en la fabricación de ventanas como maderas o plásticos, uno de los grandes y exclusivos beneficios del aluminio es su alto grado de sostenibilidad. Dos factores lo hacen imbatible: la bauxita es inagotable en la corteza terrestre, y además es reciclable infinitamente sin perder propiedades. Se calcula que el 75% del consumo actual de aluminio procede de material reciclado; y este porcentaje va en aumento.

    Por ello, la industria del aluminio hace un gran bien a la sociedad. No sólo porque evita alterar las menas minerales que existen, sino que ahorra una gran cantidad de energía eléctrica. Por ejemplo, para conseguir un kilo de aluminio reciclado se emplea sólo el 5% de la energía consumida respecto a la necesaria para obtenerlo directamente de la bauxita.

    Por tanto, la sostenibilidad del aluminio es total. Es una razón de peso para que cuando cambiemos nuestras ventanas montemos Sistemas de Aluminio con Rotura de Puente Térmico, RPT. Por prestaciones y por responsabilidad en la parte que a cada uno nos toca de dejar la Tierra a nuestros descendientes, al menos, igual que la hemos heredado. Respecto a ventanas antiguas, una nueva ventana de aluminio de rotura de puente térmico nos ahorrará más del 30% del coste de energía tanto en invierno como en verano, evitando emisiones de CO2 de terrible efecto invernadero, y manteniendo intactas las zonas verdes de nuestro querido planeta azul.




Volver